19 de Noviembre de 2018

¿Quieres saber en qué debes enfocarte para vender más por internet? Por nuestra dilatada experiencia en el sector digital, sabemos que hay miles de estrategias para generar tráfico, conseguir conversiones y fidelizar a tus clientes. Pero también sabemos que en este mercado tan competitivo, solo los emprendedores y empresarios que poseen un buen plan de marketing online, son quienes consiguen hacer prosperar su negocio.

Y como nuestro objetivo es que tus ventas en internet aumenten, a continuación te detallamos las claves que debes tener en cuenta para que tu eCommerce triunfe.

Las 10 claves para vender más en internet

No importa lo pequeño o grande que sea tu eCommerce. En una economía donde los productos son muy parecidos, tu principal desafío es diferenciarte del resto de tiendas a través de una web dinámica y atractiva, que cumpla con los objetivos marcados con antelación en el plan de marketing digital. Entre otras, las claves que te ayudarán a multiplicar exponencialmente las ventas en internet son las siguientes:

  1. Landing Page: literalmente significa ‘página de aterrizaje’ y está diseñada específicamente para que el usuario ‘convierta’ (compre un producto, se registre, se suscriba, realice una descarga, etc.), cuando llegue a ella desde un buscador, un banner… Diseña las secciones de tu eCommerce con el enfoque Landing: titular atractivo, llamada a la acción e imágenes de producto de calidad.

  2. Diseño limpio y minimalista: el aspecto de una web es, probablemente, el primer factor que influye en nuestra decisión de compra. Para que tu tienda online resulte más atractiva, intuitiva y amigable, usa un fondo blanco. Este color facilita la lectura y la permanencia del usuario en el sitio.

  3. Descripciones amplias de productos: es muy importante que dediques una parte de tu tiempo a describir ampliamente y con mimo el producto que vendes. Huye de los textos anodinos y automatizados, y personaliza todas las descripciones de la tienda con un lenguaje cercano, que enganche y genere buen feeling. Esto no solo te ayudará a diferenciarte de la competencia, sino que también te servirá para el posicionamiento SEO.

  4. Fotos propias de producto: usa varias imágenes de calidad –a poder ser propias–, donde el foco sea el producto y no aparezcan otras distracciones para la vista. Al igual que en la web, decántate por un fondo blanco en lugar de uno de colores.

  5. Vídeos explicativos: el cliente no puede ir a tu tienda física, por lo que debes facilitarle el trabajo al máximo. Un buen recurso para el que el usuario entienda cómo funciona tu comercio electrónico es a través de vídeos divulgativos, que expliquen cómo elegir y comprar tus productos.

  6. Valoraciones de clientes: muchos estudios prueban que más del 70% de los compradores online leen las opiniones de otros antes de comprar y son influenciados por ellas. Así que permite que los usuarios valoren y compartan sus experiencias en tu web; de este modo, ganas en transparencia e infundes confianza.

  7. Posicionamiento SEM: invierte una parte de tu presupuesto en campañas de pago en buscadores (Google). Dado que se paga por clic y que tú decides cuánto gastas, puedes diseñar acciones a tu medida, sea cual sea la escala de tu negocio. Si lo haces bien, los resultados pueden ser sorprendentes e inmediatos.

  8. Email Marketing: se trata de una de las modalidades de marketing directo más rentables que existen. Utiliza de manera efectiva los datos de contacto de tus clientes para enviar comunicaciones (Newsletter, ofertas, promociones, etc.) personalizadas y segmentadas por gustos y comportamiento de los usuarios.

  9. Estrategia de pricing: existen varias técnicas o criterios definidos para fijar los precios de un producto, si bien nosotros haremos hincapié en la estrategia de pricing basada en la psicología del cliente. Dentro de esta categoría, hay diferentes tipos de precios:

    1. Precios habituales: los compartidos en general por la competencia y los que el consumidor está acostumbrado a pagar.

    2. Precios altos: asociados normalmente a productos con una calidad premium o una oferta exclusiva.

    3. Precios redondeados

    4. Precios impares (la estrategia del 9): está demostrado que los productos con estos precios venden más. Por ejemplo, una televisión de 399 euros se venderá más que una de 405 euros, pero probablemente también se venderá más que una de 305 euros, por muy sorprendente que parezca.

    5. Valor percibido por el consumidor: este precio se calcula, no solo en base al coste de los componentes, sino también a partir de la percepción que el cliente tiene respecto de él. Este, normalmente, marca el precio máximo al que podemos vender y ofrecer un servicio o producto.

  10. Simplificar el proceso de compra: otro factor que simplifica el embudo de conversión es agilizar el proceso de compra, permitiendo que el usuario pueda realizar el pedido sin tener que responder a preguntas incómodas y otros elementos disruptivos que puedan disuadirlo. Permite, por ejemplo, que la compra se realice fácilmente sin tener que registrarse, haciendo clic sobre el carrito.