logo

Actualidad

Lidera la transformación de las organizaciones para convertirlas en digital ecosystems

Reconocimiento facial, ¿riesgo o seguridad?

29/01/2021
0 comentarios

Sin dudas el reconocimiento facial se ha transformado en una herramienta de nuestro día a día, facilitándonos múltiples aspectos de seguridad de nuestra vida cotidiana: desbloquear nuestro móvil, aplicaciones bancarias, controles de aeropuerto y mucho más. En el artículo de opinión de hoy, Sergio Torres, profesor del Máster de Blockchain de Three Points y Blockchain Architect en SigneBlock nos cuenta sobre los riesgos de esta tecnología y la importancia de las regulaciones:

El reconocimiento facial está siendo una de las prioridades de las grandes empresas tecnológicas, ya sea como implementación dentro de sus propias plataformas o como potencial servicio a terceros que quieran beneficiarse de sus motores de reconocimiento. Para estas grandes empresas, como por ejemplo Apple, es su llave de entrada a sus dispositivos móviles que se nutren de esta tecnología para poder acceder a sus funcionalidades. No obstante, esta funcionalidad de desbloqueo, se ha visto notablemente afectada a causa de la nueva normativa vinculada a la obligatoriedad del uso de mascarillas, debida al Covid-19. Otros proveedores Cloud que llevan ya varios años ofreciendo estos servicios cognitivos de reconocimiento facial, como lo hace Microsoft, han ido mejorando sus capacidades y sus tiempos de respuesta para ofrecer un mejor servicio a sus empresas y clientes.

Reconocimiento facial, riesgo o seguridad 1

Todos estos servicios de reconocimiento facial requieren de una fuerte regulación que proteja al ciudadano frente al uso de su imagen facial para otras acciones que no sean las del propio servicio, o simplemente garantice su integridad ante posibles ataques a todas estas imágenes almacenadas. Toda esta regulación se recoge dentro de la General Data Protection Regulation (GDPR) europea que se cumple cuando el usuario acepta expresamente el tratamiento de su imagen. Por ejemplo, si una organización decide implementar tecnologías de reconocimiento facial en una calle, no sería legal ya que los usuarios no han dado expresamente dicho consentimiento. La Comisión Europea, a parte de esta normativa GDPR, ha elaborado un White Paper sobre Inteligencia Artificial (IA) que aborda los principales objetivos que ha de alcanzar Europa en materia de IA, que son, en particular, la promoción del uso responsable de la IA, la creación de confianza y las garantías de reparación cuando proceda, siempre y cuando ésta “sea antropocéntrica, ética y sostenible y respete los derechos y valores fundamentales”, con lo que tienen muy presente que el ciudadano ha de estar respaldado. Este White Paper refleja la importancia dela regulación en cuanto a los nuevos retos tecnológicos que se van presentando en su día a día.

Muchos de estos servicios cognitivos, proporcionados por los principales proveedores Cloud, funcionan gracias a diferentes modelos de clasificación con los que se identifica a las personas y se ofrecen scorings, en cuanto a coincidencias biométricas tales como edad, sexo, expresión facial o color racial, entre otras. Este reconocimiento se ve afectado notablemente cuando las imágenes son de mala calidad, como pasa con las cámaras públicas que utilizan los ayuntamientos para la seguridad ciudadana, haciendo muchas veces casi imposible este reconocimiento. Este tipo de cámaras públicas o cámaras de videovigilancia graban en una calidad bastante inferior, ya que han de estar activas las 24 horas del día y, por lo tanto, sería inmanejable el volumen de datos de imágenes en alta definición. Por ello, el uso policial de este tipo de tecnología es a veces un tanto pésimo.

Reconocimiento facial, riesgo o seguridad 2

Habiendo introducido anteriormente el hecho de que el reconocimiento facial funciona a través de scorings y de porcentajes, hay que destacar que cada uno de estos modelos debe ser entrenado con anterioridad. Estos entrenamientos consisten en una práctica guiada de reconocimiento mediante una batería de imágenes con las que ir educando a la red neuronal. Estas imágenes se van cargando y clasificando una a una manualmente gracias a la intervención humana. Y gracias a esta supervisión humana, la red neuronal podrá clasificar exitosamente cualquier imagen que sea procesada. Aunque, imaginemos que esta red está siendo entrenada en su inmensa mayoría por imágenes de gente pelirroja, con los ojos verdes y de una edad de unos 20 años, cuando posteriormente tenga que funcionar autónomamente, si cargamos una foto de una persona morena, con ojos marrones y de unos 50 años, el modelo no sabrá clasificarla correctamente y nos dará una evaluación un tanto racista ya que confundirá los rasgos. No lo confunde por su libre albedrío, sino que lo confunde porque la mayoría de entrenamientos que tiene en su “memoria” son de rostros que suele manejar el usuario que lo entrenó. Por eso, muchos de los modelos han de ser entrenados con diferentes tipos de imágenes que engloben la mayoría de los rasgos faciales, de lo contrario mostrará resultados tildados como racistas.

No obstante, este tipo de reconocimientos faciales está evolucionando de tal manera que, ya no hace falta ni que la imagen sea transferida del propio dispositivo móvil al Cloud. Hay muchas marcas que ya presumen de ofrecer chips de reconocimiento biométrico con los que pueden trabajar internamente y ahorrarse esa transferencia de imágenes. Esto hace que el proceso sea mucho más seguro y ligero, ya que todo se procesa sin necesidad de que se transfiera y se evalúa en el Cloud. Por lo que esta seguridad quedará de nuestro lado, siendo nosotros mismo los garantes de nuestras imágenes.

Reconocimiento facial, riesgo o seguridad 3

Por último, y no menos importante, hay que tener clara que la legislación que se redacte en un futuro sea la que garantice la seguridad de los ciudadanos, sin que se convierta en el “gran hermano” de George Orwell. Aunque que tampoco se puede vivir pensando en que Google o Facebook espían constantemente nuestro dispositivo móvil, para después recomendar en base a nuestra escritura o nuestras conversaciones. Más preocupante sería que alguien de estas empresas pueda ver lo que se está haciendo para un fin malintencionado. Hay que comenzar a convivir con este tipo de tecnologías y como ciudadanos hemos de exigir regulaciones que así nos protejan.

 

 

Comentarios
Deja un comentario
Nombre y Apellidos
Email

Entradas relacionadas

Fashion tech: Las tendencias en el mundo de las tendencias

23/09/2021
En estos últimos tiempos de pandemia el sector de la moda ha tenido que buscar soluciones imaginativas online. En este artículo de opinión, Eduard Contijoch, nos cuenta los cambios que podemos esperar en los próximos años.

¿Cuáles son los sectores más afectados y beneficiados por la llegada de la IA?

23/09/2021
Cada vez son más las empresas que deciden invertir en tecnología para potenciar sus procesos de fabricación y por supuesto su eficiencia operativa. En este post, te contamos los sectores que ya están utilizando la IA y han sabido obtener beneficios.

¿Y si un algoritmo fuera el responsable de la canción del verano?

23/09/2021
¿Podemos usar el Aprendizaje Automático para componer música? En el blog de hoy, Enrique Mora, Profesor del Máster en Big Data y Analytics y Artificial Intelligence Senior Solution Architect en Nestlé, nos cuenta si la IA es capaz de componer una canción.

© Three Points The School for Digital Business. Planeta Formación y Universidades. Todos los derechos reservados.
Por cualquier consulta, escríbanos a info@threepoints.com

© Three Points The School for Digital Business. Planeta Formación y Universidades. Todos los derechos reservados.
Por cualquier consulta, escríbanos a info@threepoints.com